viernes, 6 de abril de 2012

Organismos de DD.HH., hicieron saber su preocupación por el acceso de represores a UBA XXII

La Liga Argentina por los Derechos del Hombre envió una nota a la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos. La misiva alerta a la institución sobre "posibles usos indebidos y repudiables del Programa UBA XXII" ante el intento de represores condenados por delitos de lesa humanidad de acceder al mismo.

Un comunicado del decano de la Facultad, Héctor Trinchero, titulado "Sobre el rol de la universidad pública en contextos de encierro. El caso de represores condenados por delitos de lesa humanidad", recordó que el Programa UBA XXII "iniciado en los primeros momentos de regularización democrática de nuestra Universidad se propone aportar conocimientos y brindar una oportunidad de acceso a distintas carreras de la universidad a personas en situación de encierro que están cumpliendo alguna condena".

"Sin embargo, recientemente se ha dado el caso en que personas que han cometido delitos de lesa humanidad durante la última dictadura cívico-militar pretenden realizar dichos estudios, lo cual constituye una situación además de indignante, conflictiva con los objetivos de dicho programa", señaló.
Agregó que "pensamos que para aportar al debate sobre las implicancias de semejantes hechos, la nota recibida y avalada por distintos organismos de Derechos Humanos es una útil herramienta de debate y esclarecimiento, no únicamente en el Consejo Directivo, el cual propone expresarse resolutivamente al respecto sino para toda la comunidad, y es por eso que la compartimos".

En su nota, la Liga había expresado su “preocupación ante el intento de los represores involucrados en la ejecución del genocidio sufrido por el pueblo argentino entre 1974 y 1983, de introducirse al sistema educativo de la universidad pública en contextos de encierro".

"Esta preocupación se extiende a la situación de docentes y estudiantes en el Programa UBA XXII, debido al hostigamiento sistemático que sufren por parte de estos detenidos condenados yo procesados en diversas causas por delitos de lesa humanidad", dice la nota de la Liga.

Agrega que "basados en nuestra experiencia como querellantes en los juicios llevados adelante en todo el país, hemos argumentado respecto de la impunidad que se perpetúa si los genocidas condenados son beneficiados por criterios de una supuesta `normalidad procesal`, inadmisible en el caso de los delitos por los que fueron condenados".